Clínica Vascular de Guadalajara

Llámanos:  (33) 38133020

Enfermedades Arteriales
Ateroesclerosis:  Es una enfermedad degenerativa en la cual se ocluyen las arterias del cuerpo con placas de colesterol, y afecta con más frecuencia a mayores de 45 años, relacionada con factores de riesgo como tabaquismo, obesidad, hipertensión, hiperlipidemia (colesterol y triglicéridos elevados) y diabetes mellitus.  Suele ser generalizada, afectando todas las arterias del cuerpo, por lo que la manifestación de la enfermedad se relaciona con el área afectada.  Cuando existe afección de las arterias de las piernas, suele presentarse claudicación intermitente (dolor al caminar o subir escaleras y necesidad de detenerse), cambios de coloración en las piernas o dedos de los pies (violáceas), atrofia muscular e incapacidad. 

Contamos con un completo laboratorio vascular no invasivo el cual nos brinda información de la calidad y cantidad circulatoria.  Una vez diagnosticado el paciente, se individualizan las opciones de tratamiento.  Llevamos a cabo diferentes cirugías para revascularizar los territorios afectados.  Realizamos cirugía de salvamento en pacientes con riesgo de ser sometidos a amputación.  La cirugía endovascular permite tratar al paciente con catéteres y otros dispositivos dentro de la arteria sin cirugía abierta, sólo por medio de una punción a nivel de la ingle.

Aneurismas:  Dilataciones que sufren las arterias por el adelgazamiento de sus paredes más frecuentes en la población mayor.  Sin atención puede tener consecuencias fatales, ya que su evolución es hacia la ruptura la mayoría de las veces.  Una vez diagnosticado, un aneurisma debe ser atendido.  Por lo general son asintomáticos y su diagnóstico resulta de una revisión médica. 

La Clínica Vascular de Guadalajara atiende con excelentes resultados las diferentes enfermedades aneurismáticas (aneurisma de aorta abdominal, aneurisma de aorta torácica, aneurismas periféricos).  Contamos con amplia experiencia para un manejo con cirugía convencional  así como resolución endovascular con recuperación más pronta.

Enfermedad Carotídea:  Es la enfermedad de las arterias carotídeas que irrigan el cerebro.  Se caracteriza porque presentan un grado de oclusión y con esto, mayor riesgo de presentar embolias o infartos cerebrales.  Es esencial que en pacientes de riesgo (tabaquismo, hipertensión, diabetes), se realice una adecuada revisión. 

En la Clínica Vascular de Guadalajara, sometemos a los pacientes con factores de riesgo a una evaluación no invasiva con ultrasonido dúplex y a los pacientes con enfermedad a una angiografía selectiva de los troncos supraaórticos para determinar el tratamiento más adecuado para el paciente.  Tenemos vasta experiencia en cirugía convencional (endarterectomía carotídea) y tratamiento endovascular con angioplastia y stent y dispositivos de protección cerebral.  

Pie Diabético:  Se describe como los diferentes procesos isquémico infecciosos que se presentan en los pies de los pacientes diabéticos.  Sabemos que existe una especial susceptibilidad de enfermedad vascular en esos pacientes (ateroesclerosis temprana), además de falta de sensibilidad por neuropatía diabética, predisponiendo a mayores complicaciones en sus pies.  Suele iniciar con una pequeña lesión inadvertida que progresa a una gran infección con pérdida importante del tejido del pie.  A estos pacientes tenemos que brindarles una atención especial con debridación (limpieza) de las heridas infectadas, evaluación vascular para detectar problemas circulatorios y cirugía de salvamento de extremidad.

Hiperhidrosis: La hiperhidrosis o sudoración excesiva, es un síndrome relacionado con hiperactividad del sistema simpático con aumento de respuesta de sudoración.  Puede aparecer en la infancia y continuar el resto de la vida.  Los jóvenes afectados pueden presentar rasgos de inhibición social e inseguridad ante las actividades diarias. El único tratamiento definitivo para la Hiperhidrosis es quirúrgico. La opción quirúrgica menos invasiva es la simpatectomía torácica endoscópica en donde se realizan únicamente dos pequeñas incisiones en el tórax.  En contraste, la cirugía convencional abierta se realiza por medio de incisiones grandes con una recuperación más lenta.  La simpatectomía torácica endoscópica alcanza un éxito de 98% en el tratamiento de hiperhidrosis palmar, 95% en hiperhidrosis axilar, 90% en cara.  Algunos pacientes pueden presentar, después de la cirugía, una sudoración compensatoria en espalda, abdomen, región lumbar y piernas.  En la Clínica Vascular de Guadalajara realizamos la simpatectomía torácica como tratamiento para la sudoración excesiva.